¿Termoélectrica Castilla una solución o sólo intereses creados?

El proyecto Termoeléctrica Castilla ha sido aprobado. Siendo el mayor complejo eléctrico aprobado en el país y el segundo proyecto más grande tras HidroAysén. La empresa brasileña MPX a cargo de Castilla se convertirá en la empresa de generación eléctrica mas grande de sudamerica.

Pese al déficit energético que pretende suplir dicho proyecto en el norte del país, a largo plazo el problema se va a mantener ya que la demanda de energía eléctrica irá en aumento.

La aprobación de Castilla destruirá y modificará al ecosistema no solo del sector aledaño, sino a todo el norte del país por dar una solución temporal a un problema energético mayor.

A continuación copiamos un correo enviado por: Sven Gysling, Ingeniero civil electrónico, quien expone algunas dudas en la forma de evaluar el impacto social, económico y ambiental de esta termoeléctrica:

Hablamos de “energías renovables” y “sustentabilidad”, sin embargo, en Chile se aprueba la construcción de centrales termoeléctricas al ritmo del tap americano.  Aumentar la capacidad de generación mediante energías renovables no convencionales (Ernc) o termoeléctricas no es una estrategia sustentable por sí sola. Complementario a ello, es vital que nos compenetremos con el concepto de “eficiencia”. Es más económico y simple invertir en ahorrar un watt que invertir en generar uno. Por ejemplo, el proyecto Barrancones consideraba una inversión de US$ 1.100 millones para aportar una capacidad de generación al SIC de 540 MW. Si el mismo presupuesto se destinara a proyectos de eficiencia energética, sería posible reducir la demanda en más de 1.000 MW, con cero impacto social, económico y ambiental. ¿Es posible que nadie haya hecho ese cálculo?

El primer paso lógico es ser eficientes en el uso de la energía. Es indispensable crear programas de incentivo al ahorro energético para sentar las condiciones que nos permitan pensar en una estrategia sustentable.

El segundo paso es diversificar la matriz energética mediante la introducción de Ernc. El carbón, una de las formas más dañinas de generar energía y erróneamente considerada la más económica, ya cumplió su ciclo. Hay que agradecerle su rol en el último siglo y jubilarlo. Según un estudio del New York Academy of Science, los costos externos asociados al ciclo de vida del carbón -extracción, transporte, proceso y combustión- llegan a triplicar el costo por kWh generado. Si se analiza el costo del ciclo de vida de las alternativas de generación limpia, nos encontramos con una inversión inicial más elevada, pero con costos de operación y externalidades más reducidas, convirtiéndolas en alternativas válidas en el largo plazo. ¿No se trata de eso la sustentabilidad?

Saquen sus propias conclusiones y piensen, servirá de algo? o solo es un negocio más donde las grandes empresas compran la aprobación de su proyecto?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*