Leña certificada: calefacción más limpia y sustentable

El uso de leña que no supere el 25% de humedad permite reducir en un 20% las emisiones contaminantes. Además, la certificación contempla el uso de predios sustentables, que aseguren la recuperación de los bosques.

En el sur del país se promueve el uso de leña certificada, iniciativa que da luces ante posibles salidas para revertir las dificultades derivadas de la contaminación que viven a diario en esta época regiones como la Metropolitana, la que se explica por diversos factores entre ellos el uso y abuso de leña húmeda.

El Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL) se sustenta en cuatro principios, que son que el comerciante cumpla a cabalidad con la legislación y normativas vigentes; que la leña provenga de predios con planes de manejo forestal, que aseguran la sustentabilidad del bosque; que se entregue información correcta al consumidor sobre las especies, calidad y cantidad del combustible vendido y que esté seca, es decir que no supere el 25% de contenido de humedad.

“La importancia de utilizar leña seca” permite que “con una correcta operación de los artefactos, las emisiones de MP10 (material particulado) se reducirían en cerca de un 20%”, señala Jaime López, gerente general de la Corporación de Certificación de Leña, institución que da sustento legal al SNCL.

Este dato se sustenta en un estudio realizado por el DICTUC en las comunas de Temuco y Padre las Casas en 2008, lo que confirma que “la humedad de la leña es uno de los parámetros que más incide en las emisiones de contaminantes”, agrega López.

Cautelar la humedad de la leña, velar por una buena aislación térmica de las viviendas y usar correctamente un calefactor de doble cámara podría ser, en este sentido, la solución más rápida para mitigar y disminuir la contaminación por el uso de la leña húmeda.

“La función del SNCL es absolutamente necesaria en el sur de Chile, ya que el sello de certificación que esta instancia ha promovido e instalado en el mercado de comercialización de leña es el único que garantiza un producto que cumple con el contenido de humedad inferior al 25%, que se requiere para un correcto funcionamiento de los equipos de combustión”, sostiene el gerente de la Corporación de Certificación de Leña.

“Cualquier plan de recambio tecnológico que impulse el Gobierno, tal como lo habría anunciado en algunas regiones para resolver problemas producidos por la contaminación por leña, debe ir asociado al uso de leña certificada”, afirma López.

“El SNCL ha sido el impulsor en la formalización de este mercado, que tradicionalmente ha sido extremadamente precario y desregulado, aportando a la creación de puestos de trabajo estables, mejoramiento de las condiciones laborales de quienes participan en la cadena productiva y promoviendo el manejo sustentable del bosque nativo”, añade López.

MANEJO FORESTAL RENTABLE

El Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL) es una iniciativa público privada de carácter voluntario, que ha fijado estándares de calidad y origen para la comercialización de la leña en Chile, con el objeto de disminuir el deterioro de los bosques y la contaminación atmosférica.

El SNCL ha sido apoyado financieramente a través de un proyecto aprobado por la Unión Europea desde el año 2007. Sin embargo, hoy sus impulsores están en búsqueda de recursos nacionales, para dar continuidad a los logros alcanzados.

En la iniciativa, que opera desde 2004, participan instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, tales como la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), el Departamento de Acción Social del Obispado de Temuco (DAS), la AG Ñuble de productores del Bosque Nativo y la Asociación de Consumidores del Sur (CDS) entre otros, y a través de la cual se han conformado consejos locales desde Talca hasta Coyhaique.

lanacion.cl

Leave a comment

Your email address will not be published.


*