Greenpeace y el cero respeto a las culturas ancestrales

greenpeace_nazca_lines_2

Hace algunos días activistas de Greenpeace invadieron una zona arqueológica protegida para desplegar su mensaje activista ecológico. El problema es que provocaron un daño permanente a la zona arqueológica y al mismo tiempo ganaron el repudio de todos.

¿Cómo es posible que una organización que clama por el respeto al medio ambiente, el respeto al planeta en el que vivimos no respete a nuestros antepasados? ¿no respete nuestra cultura? ¿no respete nuestra historia? Porque eso es Nazca, es nuestra historia, son nuestras raíces, raíces que existían antes que llegaran los españoles a tomar estas tierras por la fuerza. Antes que existieran los límites que ahora nos dividen.

Nazca es un mensaje de nuestros antepasados, un mensaje claro que habla de eternidad, de respeto hacia la naturaleza, de monos, arañas y colibríes, un mensaje que al parecer estos señores de Greenpeace no son capaces de entender porque para ellos el mensaje del cambio climático es monetariamente mas vendible que unos dibujos hechos por unos aborígenes hace miles de años atrás.

greenpeace_nazca_lines_1

La pregunta queda en el aire ¿Quien financia a Greenpeace? ¿acaso no son las mismas empresas que están provocando el cambio climático?

Greenpace ha ofrecido disculpas mediante un comunicado, pero no se hacen responsable por el daño. Es como si un grupo de personas ingresara a tu casa, destruyera todos los recuerdos familiares haciendo una protesta pacifica ecológica y luego te pidiera disculpas por el daño. Por su parte, el gobierno de Perú ha rechazado las disculpas de la organización, los han denunciado ante la UNESCO y buscan que los 12 activistas no puedan salir del país.

green_peace_nazca_lines_damage

Las evidencias fotográficas del daño son claras, el Capitán Juan Carlos Ruiz sobrevoló la zona y tomo esta fotografía donde se aprecia el considerable daño que ha sufrido el terreno que rodea al famoso colibrí.

TIME FOR CHANGE “THE NAZCA LINES ARE NOT RENEWABLE”! Thanks Greenpeace!

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*